Especialidad

Artrósis de cadera

La artrósis o artritis degenerativa puede llegar a ser una enfermedad discapacitante. Puede también presentarse como una condición silenciosa que cause pocos síntomas pero constituye un proceso que tarde o temprano progresa.

 

Existen varias causas entre las cuales la más común es una degeneración del cartílago de los huesos que forman la articulación de la cadera, estos son la cabeza del fémur y la cavidad acetabular de la pelvis.

 

Conforme la enfermedad avanza el cartílago disminuye su grosor hasta perderse y dejar expuesto hueso contra hueso lo cual se traduce en dolor intenso y limitación de movimientos de la articulación. El dolor se localiza en la ingle y muchas veces se refleja a la rodilla del mismo lado que la cadera afectada.

 

Por lo general, esta enfermedad afecta hombres y mujeres después de la 4ª década de la vida pero en ocasiones puede presentarse en pacientes mas jóvenes. Hoy en día se han identificado condiciones predisponentes que pueden identificarse en pacientes más jóvenes y que pueden ser tratadas de manera oportuna, por lo que ante cualquier dolor de la ingle que se incremente con el movimiento es recomendable acudir a una revisión por un especialista.

El manejo inicial se centra en evitar actividades de carga, reposo, analgésicos, ejercicios dirigidos en terapia física y en casos ya avanzados en los que se ha perdido el cartílago la solución es una cirugía de reemplazo articular en la que se sustituyen las superficies afectadas por implantes artificiales de metal y plástico que cumplen la función de la articulación. A esto se conoce como prótesis de cadera y esta formada por diversos componentes que el cirujano selecciona de acuerdo a cada paciente en relación a la talla, el peso, la edad, el grado de desgaste y el tipo de actividad realizada.

Este es un procedimiento con muy altas tasas de éxito a nivel mundial y el cual permite al paciente reincorporarse a sus actividades en período aproximado de 12 semanas teniendo los cuidados necesarios y siguiendo un adecuado programa de rehabilitación.

 

© 2017 Dr. Luis Justino Fernández Palomo